Translate

miércoles, mayo 28

SU LUGAR:

Sin hablar el hambre se desató en medio de la cama, hacía frío pero el calor de su piel pegada a la mía hacía del calor insoportable, no tarde en quitarme lo poco que llevaba puesto para dormir, el intento quedarse entre mis piernas, intentó inmovilizar mis muñecas con la suave fuerza que el sabe utilizar para atraparme y jalarme el cabello como la sumisa que el sueña tener entre sus manos, con las nalgas acariciadas a fuego, con todo el desespero de sus ansias. Pronto me escape de sus deseos, nunca le permitiré hacerme su esclava, asi que me monté sobre el al primer descuido mientras empuñaba mis cabellos enmarañados y rojos con fuerza, mis quejidos le hicieron soltar un poco, y entre besos le ate las manos a las barras de la cama, luego cogí un almohadón sobre su rostro y presioné su cuello para sentir como crecía dentro de mí a cada galope perdiendo la cuenta de cuantos orgasmos.No me importó su respiración dificultosa, no me importó que estuviera a punto... sólo me importó que estaba allí y era mi objeto, y que recuperaba su lugar en mi cama y en mi vida.

domingo, mayo 4

DE REGRESO:

Me recosté a dormir sin ropa interior como estas agónicas últimas semanas, sabiendo que la COSA estaba en status quo, sin esperar nada sólo dormir, luego de varias noches a puros relajantes para ahuyentar los malos pensamientos lujuriosos y salvajes. Estaba en el limbo entre el más allá y el más acá, cuando el se recostó pegado ami espalda, tanteando mis caderas y luego todo mi cuerpo sumergido en el calienta cama ya sí con tanto manoseo mi sueño se fue y los malos pensamientos regresaron a lo mejor había vuelto la COSA ala vida al fin y el maldito estress de mi adorado y peludo esclavo se había marchado, me di vuelta a revisarle y descubrí queél estaba desnudo, luego que su cuello estaba abrazado por mi cinturón de tal manera qUE mi mano cogiera un extremo para estrecharlo aún más en su garganta. El efecto del relajante se fue lejos y el AMA que llevo dentro salió de nuevo del cajón montada sobre su COSA a medio resucitar comencé a tirar la correa que ya comenzaba a sudar entre mis manos, el gemia mientras mi lengua recorria sus labios, su cuello y mordizqueaba su pecho,bajé hasta tantear la COSA con mi boca, mientras mi mano seguia manteniendo tensa la correa del cinturón podía sentir la COSA como seguía creciendo, al fin como yo la quería para montarla como en sus mejores tiempos.

m

BACK