Translate

domingo, junio 23

Cuestion de velocidad...:


Luego de conocer como funcionan los ciber amantes  viejos descubrí otro mundo, hablaban sobre el amor en cámara lenta, lo cual ante mi fogosidad innata no tiene nada que  ver pues en el momento de tener sex  lo  que menos una quiere es la cámara lenta, me hablaban de todo tipo de masajes orientales y verdaderas clases de como cocinar a la pareja con aceites   por todo el cuerpo, y asi olerla, mirarla, acariciarla, usando todos los sentidos,  pero el problema era que la pareja seria preparada lentamente y quizás  en cuantas horas horas más sería comida. Demasiada tortura para mí asi que nunca me atrajeron los viejos. Mi amiga Nena me confirmo  que  las confesiones casi cincuentenarias no estaban tan alejadas de lo que me habían dicho y  descubrí a diferencia  d e los prejuicios que la gente del ciber espacio si cuenta  la verdad en muchas cosas que no se encuentran en los libros. Sería muy buena idea escribir un libro sobre cómo hacer el amor de acuerdo a la edad, osea desde  ir al punto rápido a tomarse todo el tiempo del mundo.
Siempre  dije a mi no me va a pasar caer en esa interminable etapa de precalentamiento, ya que nunca he necesitado  tanto tiempo para estar “lista y dispuesta”  sin embargo, con el pasar de los años los hombres van necesitando más tiempo , más concentración  nada que comparable a los 20 años, cuando bastaba un mínimo estímulo para funcionar, y como dueños de su “cosa” esperamos a los  cuarenta y tantos sepan hacerla funcionar.
Pero no es así empiezan a  sentir que la cosa no les obedece, que tiene voluntad propia y se rebela y lo peor nos preguntan a nosotras el porqué, y ahí nos sale  la sicología y el tratar de tomarlo con humor  y les ayudamos con el quebradero de cabeza   de ellos  justificando el porqué podrá ser  que la cosa está insensible, indiferente hágasele lo que se le haga no quiere hacer su trabajo: darnos placer. 
Pobres hombres…no niego  haber sentido lástima de la situación, de la incomodidad, y de  mi propia insatisfacción ya que  reencontrarme con un antiguo amor  que en ese entonces ya era mayor que yo pero estaba en su punto más “eficiente” por decirlo  de alguna manera, cuando me lo reencontrè èl  con 47 años encima – yo no lo veía hace 15 años- yo con fogosos 37  me moria de la curiosidad si seguía siendo el mismo, por fuera estaba mas maduro pero seguia siendo atractivo y recien divorciado como yo, que suerte pensé hasta que conocí la cámara lenta… al menos el recuerdo de mi ex máquina sexual continua allí, entre la edad y la diabetes quedó allí sólo en un grato recuerdo.
Mucho se critica a las mujeres con hombres mas jóvenes, pero ahí está la razón no queremos ser sicólogas ni antros de paciencia sino de deseo, y ser satisfechas.
Qué nos importa el estrés, un problema de trabajo o la economía, a la hora de tener sexo hay que desconectarse, relajarse y olvidarse y ser libres animales dejándose llevar por sus instintos.
Será que soy muy egoista y sólo pienso en la satisfacción?  Pues si, pero tampoco  pueden decir que no he sido empática porque ellos cuando están estresados no hay juguete que sirva ni producción fetichista que los haga olvidar lo que hay fuera del dormitorio.
No hay nada más  desagradable que quedarse con las ganas y para ellos no hay nada más frustrante  que no hacer funcionar su “cosa”, sé que para eso existen los vibradores, pero si bien esos están siempre listos para el sexo seguro,no tienen besos, no tienen abrazos , no son tibiecitos  ni nos  miran con dulzura,  asi que en consideración a esos pequeños detalles, creo que hay que dar un tiempo para que se superen los impedimentos con viagra, psiquiatra, relajación y hasta  yendo por el camino lento, pero si no se puede cultivar tanto la paciencia innovemos pues y recordemos sin remordimiento que el sexo es parte de  la vida y nos hace felices.



1 comentario:

Rodrigo Fuster dijo...

mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm

tendría algunas observaciones, pero creo que no las neceitas...o si? besos.-

m

BACK