Translate

domingo, junio 23

Delirios por un des-aniversario:

Todos quienes nos casamos lo hacemos con la convicción de un certero para siempre,  sin  embargo el tiempo y la desdicha van derrumbando el castillo, afeando al príncipe y alejando a la princesa, habrían sido 15 años este mes, y hasta creo habría soportado como dice la canción de Silvio por  las apariencias, eso  si me hubieran importado, fue un verdadero cataclismo la noticia, mis suegros  en el psiquiatra, mi cuñada sembrando cizaña sobre un posible amante, mis padres juzgando lo que aún ignoran diciéndome en nombre del qué dirán que el matrimonio es una cadena perpetua pase lo que pase , como si a la  “gente” le importase  la infelicidad de una y sumar años  fuera lo correcto.
Secretamente sentí placer de hacer enfurecer a mi familia, como cuando comencé a pintarme el pelo rojo intenso, confundirlos al extremo de odiarme por no poder manipular mi decisión, hacerlos sentir impotentes y perplejos.
 Confieso que nunca me sentí más valiente en mi vida, dejando de vivir aquellas cosas que  fueron transformando el amor y el sueño de la familia feliz  en una tortura.
Denuevo libre entre paréntesis, porque quién tenga hijos no lo puede ser, creo que fue la decisión correcta en ese momento que ahora veo tan lejano.
Asi que hoy  ha sido la anticelebración, el aniversario de lo que no fue, asumir una batalla perdida, no significa que se ha  perdido la guerra. Asi que  salud por la capacidad de recomenzar y huir de quienes nos hacen daño queriendo o sin querer.
Espero que sin querer.
Y como en la vida no todo es blanco o negro,  siempre aparece una luz que nos ilumina el camino, un espejismo, un oasis, que puede hacernos la vida  más llevadera, sacarnos de la rutina y hacernos más felices.
Un oasis que nos hace devolvernos al camino correcto de la  inocencia de amar sin prejuicios ni cargando historias pasadas, dejándose ser  y hacer, sentir y disfrutar de la naturaleza, el cielo  azul y el ruido del silencio sin pensar más que en el momento del escape mutuo sin sobresaltos, sin prisa, siendo solo un par de huérfanos amantes disfrutándose.

De pronto la vida es buena, el pasado pasado, y el presente está estancado en un hasta pronto entre besos y puntos suspensivos como  la historia  inconclusa que es  y quien sabe como acabará, y ni siquiera importa porque ya ha sido buena.Quién puede predecir en cosas del  corazón asi que dejo que la vida me lleve que siga su curso, asi con un sabor dulce entre los labios, con la piel abrazada de momentos que se extrañan, de miradas abrazadas, de besos pendientes y el deseo encendido a fuego lento esperando ESTAR.

No hay comentarios.:

m

BACK