Translate

domingo, junio 23

Soltera y libre:


Sin duda lo peor de tener pareja es perder la libertad y ese estado de disponibilidad voluntaria a la conquista, de pronto se tiene un “dueño” queramos o no, por un “ tiempo” que depende muchas veces de ser capaz de reconocer si era o no lo que buscábamos , y huir  si definitivamente no lleno nuestras expectativas, a pesar de haber intentado corregir detallitos una y otra vez hasta el hartazgo.
Debo reconocer que este tiempo depende, en mi caso, que ellos no sean predispuestos a caer en la rutina tanto íntima como social. Habiendo un libro tan creativo e inspirador como es el Kamasutra aún en el 2012 hay parejas que morirán practicando la posición del misionero, en el día  pre establecido y a la hora de siempre.
Es cierto, mucha gente considera el sexo  una obligación para dejar conforme al otro, para cumplir con la función de esposa (o)  y si pueden hasta lo evitan y no lo entiendo, si es placer gratis.
El fundamento  del dolor de cabeza tampoco es válido, pues la producción de feromonas y todo lo demás actúa como analgésico frente a dolores varios incluyendo el lumbago, científicamente comprobado por mi asique con conocimiento de causa, ya que tuve una caída de escalera que me dejó resentida varios meses menos en esos momentos gratos y extremadamente fugaces, si fugaces, porque nadie puede decir que cuando lo está pasando genial el tiempo pasa lento, muy por el contrario.
Y ahora soltera y libre de nuevo con 32 grados  a la sombra, pienso en el amor, en lo esquivo que es y en el sacrificio que me ha significado confundirlo hasta ahora, cuando sólo he visto espejismos y la verdad de verdades ya estoy comenzando a desistir de creer en que la fantasía del amor ideal existe, porqué siempre hay pruebas y pequeñas trampas que superar, pruebas de tolerancia y paciencia que a estas alturas son más bien obstáculos para mi felicidad y plenitud.
Sí ,he vuelto a estar en el camino de  la soltería, una vez más voluntariamente, decidida  a tomarme un año sabático sin hombres en mi vida, que hasta ahora más bien han sido una piedra en el zapato más que compañeros de vida.

Así como una callejera, continuaré apreciando la belleza masculina, el atractivo exquisito  de ellos en los lugares más inesperados, tampoco me volveré ciega y despectiva coquetear no hace daño muy por el contrario. Sólo serán aves pasajeras, una brisa en el desierto, una chispa en mis labios en medio de este calor, pero desde la distancia, porque esta mujer necesita vacaciones, congelar el corazón, olvidar celos obsesivos, y mútiples intentos fallidos de dependencia sicológica, de quien ansiaba ponerme no sólo una argolla en el dedo, sino una cadena de mascota o  convertirme en un florero, un adorno sin cerebro… luego de caer en razón estruendosa y súbitamente me declaro libre y felizmente soltera.

No hay comentarios.:

m

BACK