Translate

viernes, julio 5

La Fauna Masculina:

Aunque digamos que somos homo sapiens la verdad es que somos animales con ropa, y nos comportamos "civilizadamente" para funcionar como seres racionales.
 Y poca gente  habla de sexo como si los instintos no marcaran nuestros días, como si los matrimonios no fueran entre amantes formalizados, como si los hijos  nacieran del tiempo y no del sexo, como si hacer el amor fuera una palabra prohibida como si nos quitara seriedad  ser eróticos.

La lujuria es el motor de la vida y el amor mas o menos duradero puede  hacer de nuestra vida mucho más  grata y llevadera, salir de la rutina romántica, libidinosa  o simplemente caer en el sexo casual puede ser tremendamente adrenalínico, caer en los brazos  equivocados o correctos  siempre es una aventura para no  arrepentirse, el que no arriesga no gana, y  el tiempo  suele aclarar las cosas la mayoría de las veces y no es malo disfrutar al equivocado esperando al indicado, ser adicta al amor no tiene porqué ser un impulso frustrado y contenido, sobre todo cuando las hormonas piden piel, y nosotras también podemos pensar  como hombres, también.

Equipados de la misma manera sin embargo la forma de ser y hacer hace las diferencias que nos mantienen a su lado o nos hacen escapar luego de enfriar las sábanas.

Sin duda la fauna masculina es muy diversa, he asignado a varios tipos de hombre un animal, hay algunos que identifico con el perro, el gato, el burro y el pavo real.
Los del tipo PERRO son fieles y serviciales, son capaces de hacer toda clase de labores domésticas sin chistar, mueven la cola con alegría para hacer lo que se les mande, todo por una amante feliz.

Los del tipo GATO son pegajosos, quieren estar todo el tiempo pegados a una abrazando y ronroneando sin parar, siempre están dispuestos a un cariñito y si es en la cama mejor. En verano son bastante molestos.

Los del tipo BURRO son porfiados, no entienden un no como respuesta, se humillan en demasía enviando flores una y otra vez luego de ser despreciados, les gusta dar lástima y recurren al chantage sicológico. Pueden tardar meses en notar que sus esfuerzos son en vano, no tienen autoestima.

Los del tipo HURÓN son flojos para tener sexo  usan el mínimo esfuerzo para no desgastarse, creen que el descanzo es su razón de ser, son callados  y  les gusta más conversar que la acción, el  “ayúdalo tú” es su frase típica, necesitan ayuda para  hacer funcionar su humanidad.

Los del tipo GUSANO son pacientes en extremo, pueden tardar meses o años en llevarnos a la cama ya que  mostrarse sumisos es su razón de ser, el “será cuando  tú quieras” es su frase típica y mantenerlos en la espera entre provocación y provocación es muy gratificante para las que nos gusta volverlos locos y no dejarnos tocar.

Los del tipo PAVO REAL son aquellos que se creen más atractivos que el resto, no lo digo sólo físicamente, sino intelectual  y eróticamente  creen que nos conocen  al revés y al derecho poseen el don de la palabra, gozan  vanagloriándose  a sí mismos y es muy entretenido jugar a que les creemos.
Sin duda encontrarse uno de estos es un verdadero desafío, ya que nunca hay que hacerles notar la diferencia con los otros de su especie, o de lo contrario estará perdida aquella que esté en plan de conquista.

Y los del tipo SAPO que son aquellos que parecen perfectos,  atractivos y encantadores - verdaderos príncipes- y una vez con ellos  luego de unos cuantos besos y revolcones varios  con el pasar del tiempo se convierten súbitamente en este animal sin gracia  dejándonos con el vestido de  novia en la cartera y odiando los cuentos con final  feliz de Disney ...


1 comentario:

Rodrigo Fuster dijo...

entre el sapo y el burro...jajajaaj.... cual será mi tipo?

m

BACK